jueves, 7 de mayo de 2015

Símbolos de la Ceremonia de Confirmación


El sacramento de la Confirmación es uno de los tres sacramentos de la iniciación cristiana. Su mismo nombre nos dice lo que significa: afirmar o consolidar. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice sobre este sacramento:

"La Confirmación perfecciona la gracia bautismal; es el sacramento que da el Espíritu Santo para enraizarnos más profundamente en la filiación divina, incorporarnos más firmemente a Cristo, hacer más sólido nuestro vínculo con la Iglesia, asociarnos todavía más a su misión y ayudarnos a dar testimonio de la fe cristiana por la palabra acompañada por las obras" (CIC 1316)

Cuando asistimos a una celebración de la Confirmación, vemos algunos elementos que son particulares a esta celebración y que nos ayudan a experimentar la belleza del sacramento.

El Obispo o Arzobispo es el ministro ordinario de la Confirmación

Él es el representante de la iglesia universal y nos recuerda que no solamente somos miembros de la comunidad local de fe, sino de la iglesia universal. Su presencia nos recuerda el lazo que tenemos con los apóstoles. En nuestro caso, y por la extensión de nuestro territorio, nuestro Señor Arzobispo celebra alrededor de la mitad de las cerca de 75 ceremonias que se llevan a cabo durante este tiempo en las parroquias y específicamente delega a otros dos o tres sacerdotes para que celebren la otra mitad.

La imposición de las manos

Cuando el Arzobispo u Obispo, o su delegado, imponen sus manos sobre la persona que recibe la Confirmación, está utilizando un símbolo antiguo de la transmisión de la bendición y el poder de Dios de una persona a otra. Esta acción tradicionalmente nos reclama como parte de Dios y bajo su cuidado y protección. El Obispo extenderá sus manos sobre los candidatos a recibir la Confirmación durante la oración por los dones. También impondrá sus manos directamente sobre sus cabezas cuando los unja con el Santo Crisma. La imposición de las manos durante la Confirmación significa que el poder del Espíritu Santo es dado a cada candidato/a.

Santo Crisma y Unción

El Santo Crisma es un aceite perfumado bendecido con anterioridad por le Arzobispo/Obispo durante la Misa Crismal. Es un símbolo antiguo de fortaleza. Los soldados, atletas y reyes siempre eran ungidos con aceite. La palabra "crisma" viene de la misma raíz que la palabra "Cristo", el "Ungido". Lleva consigo el significado de que aquellos ungidos con ese aceite han sido elegidos para llevar a cabo la obra de Dios.

La unción, como otro símbolo antiguo y bíblico, tiene un gran significado: el aceite es símbolo de la abundancia y del gozo; limpia (unción antes y después del baño) y cubre (la unción de atletas y luchadores); el aceite es un símbolo de curación, ya que suaviza los golpes y las heridas; embellece,sana y fortalece. La unción con el Santo Crisma significa la totalidad de la gracia así como la dedicación al servicio de Dios.

Fuente: Mi Casa es su casa, Oficina del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Santa Fe (USA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario